martes, 18 de enero de 2011

El Protestódromo



En una privilegiada esquina de la ciudad con una vista fabulosa y un emplazamiento envidiable, se levanta el edificio que alberga “los intereses norteamericanos en Cuba” (que, believe it or not, son muchos) suerte de legación diplomática para unas relaciones que no existen, como no sea para culparse each other, de cuanta calamidad surge en el mundo. A pesar de su bien ganado título de enemigo histórico, todos sabemos – ellos los que más – que de lado y lado las cosas no son tan negras como parecen. Pero, la simbología es mas fuerte que cualquier cosa, respalda y crea mitos y sirve para acallar pataletas de endiosados.
Un buen día, en el edificio de marras, empezó a aparecer una cinta luminica (al más puro estilo Times Square) que reproducía, en perfecto castellano, frases de dos de los más grandes defensores de la justicia: José Martí y Martin Luther King, que de puro universales nos pertenecen a todos. Eliminar la cinta no era posible ni con la intervención directa del mismísimo Holly Spirit, y el constante martilleo de “yo tengo un sueño”, tenia preocupadisimos a los jerarcas ante el temor de que despertara, por lo menos, sueños de libertad en algún cubano ocioso. Entonces, la solución ideal surgió en la mente del caudillo: Construir una plaza, justo en frente de la entrada al edificio, con una inmensa cantidad de banderas cubanas, enarboladas en astas más altas que el edificio, para hacer la lectura de las frases un acto imposible. Le agregaron un escenario, algunas luces de última tecnología y uno que otro adornito antiimperialista y le pusieron un nombre que nadie recuerda ya. Todos la llaman El Protestódromo, pues es allí donde se realizan todos los actos en contra del odiado régimen imperialista. Levantar la plaza costó 3 millones de dólares y Él la justificó con un simple “porque si”. Hoy, mas de la mitad de las banderas han desaparecido, seguimos sin saber quien va ganando el largo pleito (aunque para algunos hay sutilezas que desfavorecen a los de patio) y lamentablemente, las frases de Luther King y Martí, se apagaron.
Cuando pasan a su lado, todos lo mencionan con tanta sorna como risa. Está allí y por lo menos, sirve para que algunos canten y otros aplaudan. Ni modo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada